Blog de Skin Care

Actualízate de nuestras últimas noticias

Vitamina C: ¿Para qué sirve y cuáles son sus tipos?


Si tú también sueñas con tener una piel radiante, luminosa, sin manchas y sin arrugas, la vitamina C puede ser tu solución. Desafortunadamente, existen diversos productos con vitamina C que no logran los resultados que prometen, aquí te contamos por qué.

ÍNDICE 

¿Qué es la Vitamina C?

Vitamina C: ¿Para qué sirve?

Tipos de Vitamina C 

  1. Ácido Ascórbico (Vitamina C pura)
  2. Ácido Ascórbico Etilado

Derivados de la Vitamina C

  1. Palmitato de ascorbilo (Éster de Vitamina C)
  2. Tetrahexildecil Ascorbato (TDA)
  3. Fosfato de ascorbilo sódico (SAP)

Vitamina C para la piel: 5 datos que no sabías 

 

¿Qué es la Vitamina C?

La vitamina C también conocida como ácido ascórbico (Acido L- Ascórbico) es una vitamina necesaria para el crecimiento y reparación de tejidos del cuerpo, además de ser un potente antioxidante que brinda grandes beneficios para la piel. Se ha demostrado su efectividad para combatir la hiperpigmentación de la piel, funciona como aclarante, aporta luminosidad y reduce visiblemente los signos de la edad.

Esta vitamina la podemos encontrar en alimentos (limón, toronja, naranja, kiwi, etc), suplementos y productos de skincare. Pero para obtener efectos visibles en la piel su uso debe ser tópico.

Vitamina C: ¿Para qué sirve?

La vitamina C es un potente antioxidante con múltiples beneficios que dependen de varios factores. Aquí te contamos algunos de sus beneficios:

    • Ayuda a contrarrestar el efecto de los radicales libres y previene el envejecimiento prematuro.
    • Estimula la síntesis de colágeno que empieza a degradarse a partir de los 25 años.
    • Ayuda a calmar y desinflamar la piel.
    • Mejora la resistencia de la piel a los rayos UV al bloquear la oxidación y retardar sus efectos.
    • Aporta gran luminosidad debido a que ayuda a renovar la piel.
    • Unifica el tono de la piel al disminuir la producción de la enzima tirosina.
    • Reduce las manchas difíciles como las de melasma o paño.
    • Ayuda a cicatrizar las marcas causadas por el acné.

Tipos de Vitamina C 

Existen diversos tipos de Vitamina C, algunas más efectivas que otras. A continuación te contamos sus principales características para que puedas elegir la mejor opción para ti.

  1. Ácido Ascórbico (Vitamina C pura)

    El ácido L-ascórbico es la forma más pura de vitamina C, es 100% soluble en agua y poco soluble en otros ingredientes, esta vitamina se utiliza en suplementos y productos de skincare. 

    Es poco estable en productos cosméticos, por lo que se usan diferentes técnicas de estabilización en la formulación que no siempre son efectivas. La podemos encontrar en el mercado en versión polvo, para que se combine con los productos de skincare de cada quien y se aplique en el momento, lo cual garantiza que llega a tu rostro sin oxidarse, pero toma en cuenta los tips que te hemos dado en este blog.

  2. Ácido Ascórbico Etilado

    Esta es la forma más estable de vitamina C conocida hasta el momento. Es una molécula que tiene una cadena de carbono unida a la parte más reactiva de su estructura, lo que impide que se oxide, a diferencia de otras que pueden incluso presentar oxidadas al momento que la estas usando y causar efectos contrarios a los esperados.

    Es ideal para reducir las manchas por melasma, prevenir arrugas y flacidez, al mismo tiempo que lograr una máxima luminosidad. 

    Tiene un peso molecular más cercano a la Vitamina C real, lo que permite obtener resultados en menos tiempo.

    Este ingrediente se considera como el perfecto antioxidante, aclarador y productor de colágeno para la piel. Que hará que tu piel se vea más joven, firme y con mayor luminosidad

    Su única desventaja es que es un ingrediente 100 veces más caro que las otras formas de vitamina c, pero no te desanimes, existen productos en el mercado que contienen esta vitamina y tienen precios muy competitivos a otras marcas que usan derivados de vitamina c, o la forma no etilada. 

Derivados de la Vitamina C

A continuación te describimos los derivados de la vitamina C. Estos derivados los puedes encontrar en distintos productos, pero como te darás cuenta su composición es de 2 o más ingredientes lo que limita los beneficios atribuidos a la vitamina C pura.


  1. Palmitato de ascorbilo (Éster de Vitamina C)

    El palmitato de ascorbilo es conocido también como éster sintético de la Vitamina C , es un éster formado a partir de ácido ascórbico y ácido palmítico.

    Es utilizada habitualmente en la industria alimentaria como conservante natural en aceite y vitaminas. En productos de skincare también es utilizado, pero a pesar de que sea liposoluble (soluble únicamente en aceite) no es altamente estable. Además al ser una mezcla de ácidos no ofrece los mismos efectos del ácido ascórbico. 

  2. Tetrahexildecil Ascorbato (TDA)

     

    Es un derivado de la vitamina C que es ideal para penetrar profundamente dentro de la barrera lipídica de la piel. Por lo cual ofrece efectos antiarrugas y unificador del tono de la piel.

    Este derivado de vitamina C, tiene que penetrar en la piel para poder convertirse en ácido L- ascórbico. Es un buen ingrediente pero al ser un derivado de la vitamina c,  los resultados en cada piel pueden variar dependiendo de la síntesis que cada individuo sea capaz de lograr.

  3. Fosfato de ascorbilo sódico (SAP)

    Es otro derivado de vitamina C. Las enzimas de la piel descomponen el ascorbil fosfato sódico y liberan la vitamina C, por lo que es una reacción que hará tu organismo y dependerá de cada persona como su cuerpo reacciona para aprovechar los beneficios que se le atribuyen al ácido ascórbico como son: efecto antioxidante, despigmentante y antiedad.

Ver productos

Vitamina C para la piel: 5 datos que no sabías 

Existen muchos mitos que involucran a la vitamina C, aquí te decimos la verdad:

  1. Puede usarse de día y no mancha la piel. Anteriormente se creía que la vitamina c solo debía usarse de noche para evitar la oxidación y manchas en la piel, actualmente se tiene evidencia científica de todo lo contrario. Cuando se usa de día, la vitamina C mejora la resistencia de la piel ante la radiación solar. Sin embargo, esto no significa que sustituya al bloqueador solar, por lo que es necesario usar diariamente un FPS de 50 y reaplicarlo cada 3 o 4 horas.

  2. No todos los productos con vitamina C son igual de efectivos. Para que un serum aporte beneficios notables en la piel, debe contener el tipo adecuado de vitamina C y debe encontrarse en una concentración ideal. Los derivados de la vitamina C son menos efectivos que la vitamina C pura y la etilada.

  3. Cuando cambia de color, se ha oxidado. Cuando el ácido ascórbico está expuesto al oxígeno, tiende a oxidarse y por lo tanto pierde efectividad. La vitamina C en su estado óptimo es de color transparente, por lo que un tono amarillento, anaranjado o incluso café es un indicador de que se ha oxidado. La vitamina C etilada es la ideal para los productos de skincare debido a su estructura química que evita que se oxide.

  4. La vitamina C oxida el oxígeno en tu piel, para que este no te oxide a ti. Los antioxidantes son compuestos químicos que eliminan a los radicales libres, que son sustancias químicas muy reactivas que introducen oxígeno en las células y producen envejecimiento prematuro.

  5. Se puede usar en pieles jóvenes. Su uso es muy benéfico después de los 20 años, debido a que evita y previene el daño causado por la radiación, la contaminación y el paso del tiempo.  

Ahora ya sabes la importancia de la vitamina C y lo indispensable que es incluirla en nuestra rutina diaria para el cuidado de la piel. Déjanos en los comentarios todas tus dudas sobre este benéfico antioxidante.

Visita nuestra tienda de productos Skin Care Nudaest.com